Archivo del blog

martes, 10 de enero de 2017

Paradoja


Desde que te fuiste estoy tan libre como desorientada. Tengo todo el mundo delante de mí: todas las horas, todos los destinos, todos los proyectos… Son tantas las posibilidades que me enredo en un ovillo multicolor como si fuera un gatito. Y como él, ruedo por  la casa, por la biblioteca, por la guía telefónica, sin hacer nada, sin llamar a nadie.                                                                                                                                                               Y es que nunca construimos fuera de nuestro microcosmos.                                                                                
Desde que te fuiste me ahoga el espacio abierto,  y me desconcierta este “medio yo” que soy ahora; porque vos eras la otra mitad.                                                                                                                                            Y me siento como una bolsa de harina que voló desde un camión cargado de otras bolsas y se está desparramando sin sentido en medio de la carretera. La harina vale cuando se impregna de algo tan distinto de ella como el agua, y nosotros sólo nos hemos impregnado el uno del otro… ¿O tampoco? ¿Hemos transcurrido, permanecido, con los ojos cerrados, sin agitarnos uno al otro, sin amasarnos para poder leudar, sin invitarnos  a saborear  y alimentar la vida?                                      Desde que te fuiste,  descubro que soy y que estoy llena de incertidumbres; me levanto y lloro; y empiezo a desanudar mi ovillo.