Archivo del blog

jueves, 27 de diciembre de 2018

Desencuentro
¿Sería culpa de la luna? No sé cómo hizo, pero de pronto estaba flotando en mi pocillo. ¡Me encontró, con su linterna helada, impasible!
Me encontró la luna y se quedó conmigo, en mis ensueños tristes. El café se enfriaba ...Te esperamos hasta que ella se hundió conmigo en el poso (¿pozo?) de la madrugada. ¡Vos no me encontraste nunca!. .